¿Descubrieron tres antiguas pirámides en el Continente Antártico?

piramides-1 Ya en 2005 algunos investigadores hablaban de que en el suelo recubierto de hielos del continente se podían encontrar con elementos que probarían que lo que hoy es un territorio blanco, siglos atrás resultó ser un terreno fértil, con campos verdes y animales. Es más, desde hace al menos cuatro años, se menciona la presencia de ciertos monumentos históricos ubicados en algunas remotas regiones de la Antártida, ese territorio explorado por muchas naciones a través de sus bases, que encierra más enigmas de lo que aparenta, donde las temperaturas bajo cero son algo corriente. Quizá por eso mismo, porque el deshielo de ese territorio cercano al polo sur, que tanto ha preocupado en las últimas décadas, acompañado de una elevación de las temperaturas, han reflotado
el tema, que se potenció cuando un equipo de científicos estadounidenses y europeos se volvieron a topar con supuestas tres pirámides antiguas que prometen ir a investigar pronto en ese gélido sitio.
Sorpresa por triplicado
Dos de las antíguas pirámides, con características que a lo lejos las asemejarían tanto a las egipcias como a las americanas, fueron descubiertas a 16 kilómetros tierra adentro, mientras que la tercera estaba muy cerca de la costa. Mucho más de lo que muchas veces se había visto, aunque no se habían percatado de su presencia.
La información ppiramides_artico-720x300or ahora es más escueta de lo que muchos suponen, dado que hay un hálito de misterio y encubrimiento, ya que existiría un video de hace unos años en el que se observaba la parte superior de una de las pirámides ahora “descubierta” pero que sospechosamente fue borrado o “prohibido”.
¿Cambia ha historia?
Por el momento, la única información proporcionada por el equipo internacional de científicos de ocho universidades de Estados Unidos y Europa -cuyas identidades no se revelaron- es que ellos mismos planean una expedición más a fondo hasta el sitio puntual donde se confirman las presencias de las supuestas pirámides para investigar a fondo el tema y determinar a ciencia cierta si las estructuras son artificiales o naturales.
En ese sentido, y ante esa presunción que denotan luego de emitir un escueto comunicado, podría darse el caso de que si los investigadores logran probar fehacientemente que las pirámides son estructuras hechas por el hombre, en algún momento de su desarrollo intelectual como ser humano, pensante y con raciocinio, este descubrimiento podría desembocar en la mayor revisión de la historia de la humanidad como jamás se ha hecho.

Otros tiempos
De concretarse la presunción de que representantes de la raza humana tal como se la conoce en la actualidad es la que construyó esos enormes monumentos, entonces la presunción de que el helado continente antárticon haya sido alguna vez lo suficientemente caliente como para tener una civilización viviendo allí deja de ser una utopía.
Asimismo, y siguiendo los relatos de algunos libros sagrados de antíguas civilizaciones que hablaban de más razas, además de las tradicionales razas blanca, negra y amarilla, ¿podría surgir la posibilidad de que otra antigua civilización que la historia no ha tomado en consideración ha sido la que construyó esos templos sagrados, catacumbas o monumentos, según la orientación que la historia le quiera dar a las pirámides.
Esa misma presunción, que ha sido y seguramente seguirá siendo tema de discusión, podrían conllevar el tema a algo más sorprendente aún, como es la posibilidad de que si una cultura avanzada se desarrolló en esos territorios, debajo de los ahora mal llamados hielos eternos, podrían mantener estructuras desconocidas por la civilización.

¿Y si fueron los extraterrestres?
Muchos otros estudiosos del tema en algunos casos ponen en duda es si esas estructuras enormes, que necesitaron de mano de obra en gran escala, materiales adecuados y un alto grado de desarrollo arquitectónico e ingeniería para su construcción, fueron hechos por hombres, o en realidad se trata de señales y mensajes bien reales de que, siglos atrás, seres extraterrestres quisieron testimoniar su presencia en el planeta. Algo que, sentencian, ratificaría las enormes dudas que siempre han dejado las pirámides egipcias y centroamericanas, como construcciones hechas por seres humanos tales como somos hoy.
Algo es seguro: los reiterados informes sobre el calentamiento global, advierten que tanto el continente del Ártico en el polo norte, como el de la Antártida en el polo sur, están derritiendo esos enormes bloques de hielo que los recubre, mucho más rápido de lo que se consideraba hace décadas, en gran medida por los efectos nocivos que el mismo hombre ha realizado en beneficio propio pero en contra de la salud del planeta.
Es tal la aceleración de ese deshielo, que muchos de quienes lean esta nota, probablemente puedan vivir lo suficiente como par578064_312934682163369_859172177_na esos dos continentes sin hielo, y más allá de los resultados que esos efectos podrían general, quizá desentrañen secretos por ahora ocultos y bien conservados por el hielo.

Las dudas llegan desde Rusia

Pese a que las pirámides antárticas parecen ser reales y tienen un gran parecido con las egipcias, un tema que ha estado dando vueltas es que algunos consideran que se trata de una farsa. Una es Yulia Tróitskaya, periodista de RT y que ha investigado qué pueden ser esas misteriosas formaciones. La investigadora, se ocupó de la noticia sobre las pirámides antárticas que se difundiera epor Internet en 2013, aunque luego desapareció (o se lo prohibió). La principal prueba eran unas imágenes intrigantes, que iban acompañadas con pequeños textos explicativos.
A partir de eso, Tróitskaya destaca que en el video aparece el logotipo de Alien Disclosure Group (ADG), un colectivo científico del Reino Unido especializado en la revelación de documentos secretos sobre ovnis y tecnología extraterrestre. E indica que el autor del documento es Stephen Hannard, uno de los miembros de la comunidad que, según la periodista, a veces ha sido criticado por proporcionar pruebas de dudosa credibilidad sobre la existencia de ovnis.
En realidad, Tróitskaya revela que esas “pirámides’ son para ella, dos vistas de una montaña del macizo Vinson, el más alto de la Antártida. Y, en su opínión, Hannard tomó las fotografías de un blog de alpinistas en 2010 y cualquiera puede ver ese accidente geográfico con la ayuda de Google Maps.
A su vez, para la calificada periodista rusa, la tercera foto que muestra a una pirámide cercana a la costa, Tróitskaya considera que puede resultar un fotomontaje, al estimar que difícilmente una construcción semejante no podría ubicarse sobre hielo flotante, como suele suceder cerca del mar.

Opinión científica
A la opinión desfavorable de Tróitskaya se suman las del geólogo Yuri Kozlov y el geomorfólogo Konstantín Loviaguin, quienes estimaron que la inusual forma piramidal de la montaña es resultado de una combinación de la erosión y la forma natural del objeto.
En ese sentido, Loviaguin subraya que no se trata de un fenómeno único, ya que se debe a la composición mineralógica de las rocas y se puede encontrar en muchos otros diferentes lugares de la Tierra.

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina