El llamado Triángulo de Bridgewater supone un área de aproximadamente 200 millas cuadradas (unos 520 km cuadrados) del sureste de Massachusetts, en los Estados Unidos. Si nos remontamos a la época colonial, dicha zona fue un sitio de presuntos fenómenos paranormales. Debido a su ubicación comprendida a 30 km al sur de Boston, está delimitada por las ciudades de Abington, Rehoboth y Freetown, conformando el Triángulo de Bridgewater, llamado de esta manera por el investigador Loren Coleman en 1970.

En el centro de esta zona, está localizado el pantano Hockomock, que en el idioma de los indios de la tribu Wampanoag significa “lugar donde residen los espíritus”, al parecer los nativos americanos ya apreciaron su carácter extraordinario cuando lo bautizaron.

Es probable también que se crea un lugar » Misterioso y Particular» ya que se encuentra en este triangulo también un cementerio indio de ocho mil años de antigüedad. Se dice que cuando los arqueólogos abrieron las tumbas, se desprendió un polvo ocre que hizo desaparecer dichas tumbas, y las fotografías que se tomaron no pudieron revelarse.

57fde69d1b1da_bridgewater_1

En la década de 1930, muchos trabajadores de la zona reportaron haber visto enormes serpientes reticuladas sobre la carretera, como si fueran las tuberías de una estufa antigua. Panteras negras, tortugas gigantes y perros fantasmas tan grandes como un caballo son otras de las especies que se han podido avistar. El pantano Hockomock es un área de casi cinco mil acres ubicada en la porción occidental del Triángulo, y es donde supuestamente se concentra la mayor cantidad de manifestaciones, o donde se encuentra el «Foco» de la actividad Paranormal.

La tribu Wampanoag de la nación Algonquin consideraba el pantano como un sitio de “espíritus malvados”, era una zona evitada por esta tribu a la hora de cazar. En una isla conocida como Grassy Island, un grupo de arqueólogos descubrió un cementerio nativo, de acuerdo a las muestras de carbono 14, databa de hace 8.000 años. Se dice que al abrir las tumbas, el lodo del interior comenzó a burbujear y las fotografías tomadas en la excavación salieron quemadas. También se reportaron avistamientos de bolas de luz que sobrevuelan el pantano, las cuales cambian de color, forma, tamaño e intensidad y aparecen como respuestas a la acción de algún ser humano que se adentra en la zona.

A finales de 1960 el 10 de mayo de ese año, una supuesta “esfera de fuego” fue avistada por cientos de personas flotando sobre Nueva Inglaterra y emitiendo una luz cegadora, también se reportó dicha luz sobre las ciudades de Bridgewater y Roxbury. Los informes de extrañas luces en el cielo y objetos voladores no identificados siguieron dándose durante siglos. Por ejemplo, en Halloween de 1908, los periódicos locales publicaron noticias sobre “luces” flotando sobre el triángulo. En 1970, se dice que dos ovnis aterrizaron en la ruta 44 cerca de Taunton.

57fde6c6e7c75_bridgewater_524 años después, un oficial de policía de Bridgewater reportó haber visto una nave triangular con luces rojas y blancas. Y es sobre todo la ciudad de Raynham la que frecuentemente experimenta reportes de bolas de luz que flotan a centímetros del suelo en el galgódromo local.

También se cuenta sobre grandes pájaros (thunderbirds), de  más de 10 metros de envergadura y numerosas apariciones de Pies Grandes (Bigfoot). En invierno de 1970, un vecino de las inmediaciones aseguró haber visto a una criatura de unos 3 metros de alto, cubierto con un pelaje marrón oscuro. También lo vio una mujer, robando calabazas en su jardín.

En 1993, aparece un extraño caso donde un hombre detuvo el coche e hirió a su novia, para después suicidarse justo a unas millas del pantano. Muchos casos similares de asesinatos sin explicación, suicidios y desapariciones extrañas han tenido lugar en esta región. No cabe duda de que el Triángulo de Bridgewater tiene algo de misterio, por lo que también ha sido el sitio de reunión de sectas satánicas que realizan sacrificios de animales, y se presume que también de personas, pues se han encontrado numerosos cuerpos en la zona.

Vale aclarar que no solo en el pantano se han manifestado estas figuras o avistamientos; A lo largo de todas las rutas que interceptan el triangulo, se han podido recolectado historias y datos de fenómenos paranormales.

Por ejemplo, en una de ellas, se ha reportado en muchas ocasiones ver un vagabundo de pelo rojo que aparece sentado dentro de los autos que circulan. También hay un camión fantasma que viaja a gran velocidad y atraviesa los autos de los conductores que intentan esquivarlo. En cuanto a las rocas de Bridgewater, Profile Rock tiene grabada la efigie de un nativo americano que mira hacia el horizonte. Esta roca era considerada sagrada por los Wampanoag, y las leyendas locales aseguran que en ciertas noches, aparecen guerreros de la misma tribu danzando cerca de ella.

En mitad el pantano Hockomock, a un costado de la ruta 44, en Rehoboth, existe una formación nombrada en honor del jefe Anawan, y donde este se rindió ante los colonizadores al final de la Guerra del Rey Philip. La leyenda cuenta que los espíritus de los guerreros de Anawan embrujan el área, lanzando fuego espectral y danzando en noches de luna llena.

Cerca del cementerio de Grassy Island, se alza la roca Dighton, la cual tiene inscripciones misteriosas que, de acuerdo con algunos arqueólogos, coinciden con escrituras realizadas por nativos americanos, vikingos e incluso los fenicios, pero jamás llegaron a ser identificadas adecuadamente.

57fde6e678db5_bridgewater_9

El fenómeno más frecuente son los misteriosos helicópteros negros que sobrevuelan el área de vez en cuando. Estas naves desafían las tácticas militares, pues vuelan apenas rozando las copas de los árboles, cuando los vuelos para ejercicios militares se deben efectuar a mínimo 150 metros de altitud, además de tener que evitar las zonas residenciales, cosa que los helicópteros de Bridgewater realizan constantemente. Además de los objetos extraños en el cielo, el triángulo parece atraer a toda clase de críptidos y bestias misteriosas que se reúnen en las zonas más profundas del pantano Hockomock.

57fde6f77758c_bridgewater_11En 1970, la policía de Massachusetts se vio envuelta en una cacería después de ser inundados por llamadas que afirmaban avistamientos de criaturas grandes y peludas, las cuales dejaban profundas huellas en el lodo de la zona. Oficialmente, se trató de un oso pardo que jamás pudo ser capturado. 8 años después, el investigador Joseph M. De Andrader observó otra criatura similar adentrándose en la espesura del pantano Hockomock.

No sólo se habla de homínidos como Pies Grandes, sino que en 1971, varias personas de las ciudades del Triángulo pudieron observar enormes aves negras volando cerca de Bird Hill, en el pantano.

En 1984, un cazador observó a dos de estas aves luchando en el aire. Otra bestia famosa es un perro negro con ojos rojos que fue vista matando a dos ponis. El testigo, dueño de los equinos, aseguró que la bestia era tan grande como los ponies, y que les había arrancado la garganta. Los testimonios incluyen panteras negras, tortugas grandes como automóviles y serpientes constrictoras tan gruesas como troncos de árboles.

Y existen también,  muchos testimonios de fantasmas que tienen lugar en el pantano de Hockomock.

Entre estos, se encuentran “el viajero pelirrojo”, un fantasma de aspecto desgarbado que viste una camisa a cuadros y tiene barba y pelo desaliñados, se dice que aterroriza a los conductores en un tramo de cinco kilómetros sobre la ruta 44.

Una mano fantasmal que apareció en la ventana de una casa en la ciudad de Fall River y que se atribuye a una espiritista que afirmó que al morir probaría la existencia de otro mundo; un camionero espectral que cruza el estrecho camino Copicut, haciendo sonar su bocina y persiguiendo a los motoristas que transitan por ahí, un fantasma que emerge del pantano y cruza la ruta 138, así como otro espectro que es visto estudiando por las noches en una escuela de Middleboro, entre otros.

Es la ciudad costera de Hull se reporta misteriosas serpientes marinas en su bahía, carretas espectrales, mujeres vestidas de blanco y otras almas que corren por las calles al anochecer, lamentándose. De manera sorprendente, incluso el Boston Globe ha dedicado extensos artículos sobre todos esos testimonios. No hay duda de que, aunque no se sabe a ciencia cierta lo que ocurre en el lago, esconde un gran aura de misterio.

57fde6d627e52_bridgewater_7

 

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina