LOS BENEFICIOS DEL YOGA: MORNING YOGA

Las posturas de yoga que te ayudarán a dormir mejor

Muchas veces llegamos a casa agotados después de un duro día de trabajo, pero sin embargo, no conseguimos conciliar el sueño. O a veces, llegamos acelerados y también nos cuesta meternos en la cama a una hora adecuada.

Lo más importante para funcionar bien y rendir es el descanso, además de la alimentación y el ejercicio físico. ¿Sabes que si duermes 7- 8 horas te mantendrás en tu peso ideal, te pondrás enfermo con menos frecuencia, reducirás el riego de tener la presión alta y diabetes, disminuirá tu estrés, pensarás con más claridad y tomarás decisiones con más consciencia y seguridad?

Y ¿a quién no le gusta dormir? Pero, hay días que cuesta mucho porque nuestra cabeza quiere seguir activa pensando en nuevas ideas, intentando solucionar problemas, preocupándose por la lista de tareas pendientes que tiene, etc.

Las posturas de yoga que te ayudarán a dormir mejor

En definitiva, cuando dormimos bien, todo parece funcionar mejor.

1. Comienza sentado, con las manos en anjali mudra.

Esta es una gran forma de encontrarme a mi misma, conectar con mi respiración y dejar de lado lo que me haya ocurrido en el día. Me gusta empezar sentada enVajrasana (de rodillas con las nalgas apoyadas en los talones). Si no estás cómodo así, entrecruza tus piernas. Puedes también, si quieres, sentarte sobre un zafú o un cojín de meditación para que tu espalda se estire más fácilmente.

Junta las manos a la altura del pecho y siente el espacio que rodea el corazón.Piensa conscientemente en 3 cosas por las que estés agradecido y quédate pensando en ello durante 2 minutos o más.

 Coloca las manos en anjali mudra.

Foto: Lucía Liencres

Coloca las manos en anjali mudra.

2. Marjaryasana- bitilasana o postura del gato y la vaca.

Nos apoyamos sobre las manos y las rodillas con la columna vertebral alineada. Los hombros están en línea con las muñecas y las rodillas en línea con los tobillos. Empieza a extender tu columna hacia el suelo, elevando la cabeza y las nalgas hacia el techo, muy despacio y con la ayuda de tu respiración. Después flexiona la columna hacia arriba llevando la cabeza hacia el ombligo. A mí me encanta hacerlo con los ojos cerrados dejando que la respiración guíe el movimiento de mi cuerpo, así voy notando cómo poco a poco libero tensión tanto de la espalda como de mi mente.

 Marjaryasana- bitilasana o postura del gato y la vaca.

Foto: Lucía Liencres

Marjaryasana- bitilasana o postura del gato y la vaca.
 Marjaryasana- bitilasana o postura del gato y la vaca.

Foto: Lucía Liencres.

Marjaryasana- bitilasana o postura del gato y la vaca.

3. Balasana o postura del embrión (10-15 respiraciones).

Esta postura se realiza casi siempre al final de cada serie de posturas de yoga para relajar todo el cuerpo, por eso es genial para preparar la mente y el cuerpo para el sueño.

Las rodillas pueden estar juntas o separadas, dependiendo de lo que tu cuerpo te pida en ese momento. A mí me encanta separarlas para que todo el tronco se relaje y vaya hacia el suelo. Los brazos llévalos hacia atrás y nota cómo tus hombros también se relajan. Respira de 10 a 15 veces y con cada exhalación deja que tu cuero vaya cayendo más y más hacia el suelo.

 Balasana o postura del embrión

Foto: Lucía Liencres

Balasana o postura del embrión

4. Baddha Konasana o la mariposa.

Me siento y junto las plantas de los pies, flexiono mi espalda hacia delante sin forzar.

Dependiendo de la flexibilidad de cada uno la frente puede apoyarse en las manos. Esta postura realmente hace que mi mente se calme al estar con los ojos cerrados mirando hacia dentro. Con cada exhalación intento dejarme ir más y más.

Me quedo unos 3 minutos en esta postura.

 Baddha Konasana o la mariposa

Foto: Lucía Liencres

Baddha Konasana o la mariposa

5. Viparita Karani (entre 1-10 minutos), aunque algunas personas prefieren quedarse más tiempo.

Me voy hacia una pared y elevo las piernas en 90 grados. Esta postura es genial para terminar la serie para todos los que pasamos mucho tiempo de pie. Notas una sensación de calma increíble  después de unos segundos.

 Viparita Karani

Foto: Lucía Liencres

Viparita Karani

Después de estos ejercicios me voy a la cama y me coloco en Savasana y dedico unos instantes a dar las gracias por el día.

 Savasana

Foto: Lucía Liencres

Savasana

Además, intenta irte a la cama a la misma hora, y no quedarte dormida en el sofá con la televisión encendida. Que tu hora del sueño se convierta en un ritual sagrado para que de verdad sea un sueño reparador y puedas descansar.

 

Fuente: tolva

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina