La ciencia lo ha demostrado. La meditación aumenta la materia gris del cerebro en la zona prefrontal y desarrolla la ínsula.

Esta es una región cerebral que regula la respiración, las sensaciones abdominales, el latido del corazón, entre otros.

Un artículo sobre meditación y cerebro editado por el departamento de Neurología de la Universidad de Standford (EE.UU.), según lo informa una publicación de *“Cuerpomente” ha permitido constatar que la meditación induce cambios que repercuten positivamente sobre la salud mental y física.

Lo más sorprendente es que para lograrlo usted no necesita salir de su casa, ni invertir dinero. Solo algunos minutos de su tiempo cada día.

En la Internet encontrará diferentes formas de aprender y meditaciones dirigidas, gratuitas.

Meditar produce cambios en áreas del cerebro responsables de la creatividad, del comportamiento de las personas, mejora la resiliencia, favorece la salud mental y prepara para un envejecimiento sano.

Un equipo de psiquiatras liderado por el Hospital General de Massachusetts, ha realizado el primer estudio que documenta cómo ejercitar la meditación puede afectar al cerebro.

Según sus conclusiones, publicadas en Psychiatry Research, la práctica de un programa de meditación durante ocho semanas puede provocar considerables cambios en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés.

«Es fascinante ver la plasticidad del cerebro y cómo, mediante la práctica de la meditación, podemos jugar un papel activo en el cambio del cerebro y puede aumentar nuestro bienestar y calidad de vida», dice Britta Hölzel, autora principal del estudio.

De acuerdo con lo dado a conocer por el diario, en su edición digital del 6 de febrero de 2019 22:26h, otras dos investigaciones han demostrado científicamente los beneficios de la meditación. Ellas son:

1 -Un equipo de neurólogos del Centro Waisman de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, en colaboración con el Monasterio Scheche, de Katmandú, en Nepal, estudió los cerebros de un grupo de jóvenes monjes budistas discípulos de las escuelas de meditación Nyingmapa y Kagyupa, y los comparó con los de estudiantes universitarios estadounidenses.

Los resultados fueron un mayor grosor y densidad de materia gris en el hipocampo, la zona del cerebro relacionada con el aprendizaje, la concentración, la empatía y la memoria, así como una reducción del tamaño de la amígdala cerebral, el área relacionada con el estrés y la ansiedad. En el grupo de control, por el contrario, no se habían producido estos cambios.

2 -También The New York Times hacía eco en 2007 de otro estudio que aseguraba que las personas que meditaban mejoraban su capacidad de concentración a largo plazo, es decir que podían permanecer más tiempo concentradas en una actividad sin sentir cansancio ni distracción.

La ciencia ha puesto, por lo que vemos, la práctica de la meditación en un lugar diferente al que antes la veíamos.

El acto de meditar solía relacionarse con las religiones, con lo espiritual del ser humano. Sin embargo, luego de la comprobación de sus beneficios físicos y cerebrales a partir de las investigaciones científicas, sabemos que se pueden obtener grandes beneficios por el solo acto de dedicar un breve tiempo a meditar cada día.

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina