China es una de las culturas del mundo con una tradición y cultura milenaria, que perdura aún muy arraigada en el presente de los habitantes del país. Una parte de estas tradiciones del folclore popular están enfocadas a los sucesos paranormales y leyendas peliagudas. Según estas creencias tradicionales, el séptimo mes del calendario lunar es perfecto para ver fantasmas, ya que es cuando los espíritus vagan por la Tierra.

El Festival de los fantasmas, también conocido como el Festival de los fantasmas hambrientos, el Festival de Zhongyuan o el Festival de Yulan, es un festival tradicional budista y taoísta celebrado en países asiáticos. Según el calendario chino, un calendario lunisolar que indica el tiempo tomando en consideración tanto las fases del Sol como las fases de la Luna, el festival del fantasma recae en la decimoquinta noche del séptimo mes. El decimoquinto día del séptimo mes en el calendario lunar es llamado el “día del fantasma” y el séptimo mes es considerado el “mes del fantasma“.

En el mes del fantasma hambriento, se dice que el yin (energía negativa) domina el yang (energía positiva). Las fuerzas yin son, por tanto, muy fuertes durante este período. Cuando el chi con energía yin domina una casa durante este espacio de tiempo, comienza a atraer fantasmas y espíritus errantes que prosperan en tales lugares. Una casa con demasiada energía yin empieza a oscurecerse y ensombrece cualquier luz solar que entre. Además, se dice que las casas construidas sobre tumbas son también lugares atractivos para que los fantasmas aparezcan.

Si bien el origen de este festival es parecido al de halloween en Europa, está intrínsecamente ligado a la práctica china del culto a los ancestros. Durante el “mes del fantasma”, los chinos creen que es importante ser más vigilantes y cuidadosos, especialmente durante la noche. Las puertas de los reinos fantasmas se abren y las almas de los muertos vuelven a visitar a sus parientes vivos, mientras que los espíritus errantes vagan por las calles.

Para apaciguar a los fantasmas hambrientos se prepara comida que se deja fuera de casa, en una especie de ritual. Además, se quema incienso, se preparan objetos como ropa fabricados con papel maché, papel de oro y otros productos “finos”, que se queman como ofrenda a los espíritus, y también se suele quemar dinero falso. Además, se sirven comidas enfrente a una silla vacía por cada familiar fallecido, tratándolos como si estuvieran vivos. Esto provoca un gran alivio a los espíritus y les brinda algunas comodidades materiales cuando regresan al infierno al final del mes.

Los fantasmas hambrientos pueden causar daño a aquellas personas cuya energía chi está agotada o baja. Para evitar el daño que un fantasma hambriento pueda provocarnos se debe usar amuletos y asegurarse de que hay un exceso de energía yang. El mejor método para mantenerse protegido es usar los amuletos adecuados y apaciguar a estos espíritus con una ofrenda regular de incienso. Además, también puedes usar colores brillantes y tocar música. Esta es la razón por la que los templos chinos organizan espectáculos de ópera, para distraer a los espíritus errantes.

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina