Villa Epecuén – Un lugar «Encantado»

Epecuén - El pueblo fantasma que se rehúsa a ser olvidado...

Villa Epecuén es el nombre de un pueblo turístico argentino en ruinas, ubicado en el partido de Adolfo Alsina, provincia de Buenos Aires.

Situada a 7,3 km de la ciudad de Carhué, fue fundada en 1921 a orillas del lago del mismo nombre, y llegó a tener cerca de 1.500 habitantes, siendo visitada por un promedio de 25 mil turistas durante el verano.

En 1985 una inundación provocada por una crecida del lago sumergió al pueblo completamente bajo el agua, obligando que se evacuara casi toda su población. Posteriormente en los últimos años el agua comenzó a retirarse, dejando a la vista las ruinas de la ciudad, que se han convertido por sí mismas en un atractivo turístico.

La repentina destrucción de la ciudad, junto con sus ruinas, despertaron el interés de periodistas, antropólogos, fotógrafos, cineastas, curiosos de lo paranormal y deportistas.

Después de todo, Villa Epecuén no estaba totalmente deshabitada, ya que Pablo Novak, un vecino el cual su familia estaba firmemente ligada a la ciudad mediante distintos emprendimientos, se negó a abandonarla y permaneció ahí como el único habitante.

Pero no todo Termina allí, a la vista, Villa Epecuén es el ícono del pueblo fantasma… con sus historias y leyendas, con un cementerio bajo el agua y mucho por contar… Solo por su estética nos asombra y nos invita a creer en fantasmas y apariciones que rondan las callejuelas derruidas o sus increíbles aguas termales.

Y es Cierto!!! Existen algunas historias de fantasmas… Sobre todo aquellas que rondan la fachada de un castillo emplazado en el lugar que con solo mirarlo nos eriza la piel, pero también se cree que el espíritu de una niña que vivió allí se niega a abandonar el lugar.

Como investigadores paranormales nos han invitado infinidad de veces y siempre surge la idea de ir a visitar unos días este increíble «Pueblo fantasma».

Nos han contado anécdotas e historias maravillosas, de visiones, apariciones y espectros que deambulan en el lugar…

De todas las historias recolectadas, la que contaremos a continuación es sin duda la que más supo capturar la atención de este grupo de invetigadores.

Aquella que relata como se conformo el lugar, de donde viene su nombre y cultura, su pasado, su historia inicial y su legado… Necesitaba este grupo compartir esta increíble historia con sus seguidores…

Allí donde terminan los pastos verdes de la pampa y comienzan los suelos arenosos, donde solo el caldén puede soportar los vientos de esa región infinita, los gauchos y aborígenes decían que comenzaba el desierto. Eran muy pocos los que podían vivir en esas tierras en épocas lejanas, entre ellos estaban los levuches (hombres de río), conocedores de los sitios donde podían encontrar agua. Vivían de la caza de animales que se acercaban a los claros de agua por las mismas razones que ellos. Había guanacos, ñandúes, venados, flamencos, coipos y también pumas.

Otro peligro cierto era, entre noviembre y enero, cuando el sol parecía detenerse en el cielo, los incendios que se producían por los pastos secos, el viento propagaba las llamas y los animales huían en estampida, los hombres buscaban refugio en arenales y lagunas para no morir quemados. Los únicos lugares seguros resultaban los médanos de pura arena y los espejos de agua.

Luego de uno de esos incendios que duró varios días, los levuches regresaron a su lugar, pero no quedaba nada de sus toldos y sólo se veían algunos caldenes medio consumidos por el fuego cuando alguien gritó:

_ ¡Vengan! ¡Un niño!  ¡Y está vivo!

Nadie supo de quien era ese bebé con leves quemaduras que luego curaron. Una familia lo adoptó y lo nombró Epecuén (casi quemado).

La tribu decidió trasladarse lo más cerca posible de Carhué (lugar verde) aunque ese lugar estuviera habitado, ya que el fuego no había llegado allí. Pero ahora no había abundancia de caza o comida, porque debían compartir la comida con las tribus del lugar. Se consiguió una paz frágil, pero con el tiempo todo se arreglaría.

Epecuén se volvió un joven fuerte, ágil y veloz. Era capaz de alcanzar un ñandú a la carrera y atraparlo, diestro con las boleadoras y la lanza. Todos le admiraban.

Epecuén cortejaba a la hermosa Tripantu (primavera) de la antigua tribu pampa y por suerte fue aceptado, pero como era todo un galán, su fama se expandió. Y de pronto, una sola mujer le pareció poco y andaba por distintas tolderías donde aceptaban sus cortejos.

Tripantu le había entregado su amor y no podía creer en la traición. Comenzó a merodear el toldo del joven al caer la tarde y a seguirle los pasos sin que él se diera cuenta. Y una noche de luna clara, lo vio encaminarse a un montecito de caldenes, escuchó risas y le pareció que besaba a una de sus amigas. Su cabeza ardió, su vista se nubló, sus manos temblaron y sus pies se encaminaron hacia el desierto.

Allí en la soledad de la arena y el viento, la joven comenzó a llorar lágrimas saladas sin detenerse. Lloró tanto que una laguna de aguas salobres se formó en ese lugar y ella pereció en su propio llanto.

Epecuén enterado de la desgracia, llegó al lugar y arrepentido, la buscó en la laguna. A él también le temblaron las manos, la vista se le nubló y comenzó a llorar llamándola:

¡Tripantú, permíteme que vuelva contigo! y se adentró en las aguas, desesperado por recuperar a la joven, sin recordar que no sabía nadar.

Desde entonces Epecuén y Tripantú moran en lo profundo de la laguna que los aborígenes consideraron sagrada por sus aguas curativas.

Hoy es un lugar fantasma donde sus espíritus vagan.

Base de datos:

-Primeros Pueblos Aborígenes de Argentina Puelches Querandíes historia y biografías.com>Historia Argentina

-Orígenes. Minist. de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva

FUENTE: Tierra de Gauchos

Facebook Comments

Leave a Reply

error: El Contenido esta Protegido!!! Dogma-Argentina